septiembre 25, 2016

Cómo trabajamos

En un primer contacto con la persona establecemos una relación de confianza y nos presentaremos. El éxito del tratamiento depende en un 90% en la motivación, implicación y participación del paciente en el tratamiento.

Los pasos que llevamos a cabo a lo largo del proceso terapéutico son:

  1. Recopilación de la información:
    1. Tendremos que conocer cuáles son sus aficiones, su profesión, sus gustos, actividades significativas de acuerdo a sus roles. Además, es importante conocer cuál es su sensación de competencia y qué expectativas tiene ahora y cuáles quiere tener en el futuro. Observaremos y preguntaremos las características de su entorno.
    2. Haremos una valoración de los déficits y capacidades de la persona, especifica dependiendo de cada caso (ABVDS, AIVDS, habilidades sensoriales, motoras, cognitivas, psicosociales), bien por observación, entrevista o administración de escalas estandarizadas. Sin olvidar nunca qué aspectos son los más importantes de mejorar o rehabilitar para la persona.
  2. Diagnóstico ocupacional: Con la interpretación de los datos obtenidos realizaremos un informe de valoración.
  3. Estableceremos los objetivos, tanto a largo plazo como a corto plazo (teniendo en cuenta al paciente y familia) y planificaremos el tratamiento. Seleccionaremos las técnica y actividades más apropiadas para conseguir esos objetivos.
  4. Acordaremos los días y horario.
  5. Llevaremos a cabo las técnicas (método Bobath, Perffetti, reaprendizaje y control motor, terapia del espejo…), terapias (musicoterapia, estimulación cognitiva, psicomotricidad, TOR…) y actividades diseñadas por nosotros mismos.
  6. Se realizarán valoraciones periódicas y de seguimiento. Y en base a los resultados, se finalizará el tratamiento, se cambiará o se seguirá con el plan.
  7. En los casos necesarios se formará al cuidador principal.

Siempre habrá un contacto directo y continuo con la familia para informar sobre el tratamiento.

La metodología del trabajo será mediante actividades o ejercicios dirigidos por el terapeuta, que diseñará él mismo y que aplicará a través de su propio cuerpo, su voz, fichas o tablets.